Declaración Conjunta del R&A y la USGA  de Principios sobre las Reglas sobre Equipo

 

Como autoridades competentes para las Reglas de Golf, incluyendo las Reglas sobre equipo, El R&A en St. Andrews, Escocia, y la Asociación de Golf de los Estados Unidos ("USGA") han seguido monitorizando de cerca los efectos de los avances en la tecnología del equipo en el juego. El R&A y la USGA son conscientes de que este tema ha suscitado comentarios dispares y ciertos puntos de vista contrapuestos. La historia ha demostrado que es imposible prever la evolución del equipo relacionado con el golf proveniente del avance de la tecnología. Es de la mayor importancia para el continuo atractivo del golf, que esos avances sean juzgados en base a una serie de principios claros y generalmente aceptados.

El propósito de esta declaración es establecer la visión conjunta del R&A y la USGA, junto con el esquema de principios y políticas fundamentales que guían sus acciones.

En un contexto histórico, el juego ha visto desarrollos progresivos en los palos y las bolas a disposición de los jugadores, quienes, durante casi seis siglos, han tratado de mejorar su disfrute y su rendimiento en el juego.

Al tiempo que el R&A y la USGA acogen favorablemente este progreso en general, permanecerán atentos al considerar las Reglas sobre equipo. El propósito de las Reglas es proteger las mejores tradiciones del golf, prevenir una excesiva dependencia en los avances tecnológicos en lugar de en la habilidad, y asegurarse de que la habilidad es el elemento dominante del éxito en el juego.

El R&A y la USGA siguen creyendo que la existencia de un único conjunto de reglas para todos los jugadores, independientemente de su habilidad, es una de las mayores fortalezas del golf. El R&A y la USGA consideran indeseable la perspectiva de tener permanentemente reglas diferentes para la competición de élite y no está entre sus planes actuales el crear unas reglas diferentes sobre equipo para jugadores de alto nivel.

Las bolas de golf usadas por la vasta mayoría de los jugadores de alto nivel hoy en día han alcanzado de sobra los límites de comportamiento en velocidad inicial y distancia total que han formado parte de las Reglas desde 1976. Las autoridades competentes creen que las bolas de golf, cuando son golpeadas por jugadores de alto nivel, no deberían volar por sí mismas significativamente más de lo que lo hacen hoy en día. En las actuales circunstancias, el R&A y la USGA no consideran que hayan de ser cambiadas las reglas relativas a las especificaciones de la bola de golf, salvo para modernizar los métodos de prueba.

El R&A y la USGA creen, sin embargo, que no es deseable un mayor incremento significativo en las distancias de golpeo. Provengan estos incrementos en distancia de un avance en la tecnología del equipo, de una mejor forma física de los jugadores, de la mejora en el entrenamiento de los jugadores, del acondicionamiento de los campos de golf o de una combinación de estos u otros factores, provocarán el impacto de reducir seriamente el desafío del juego. El consecuente alargamiento y endurecimiento de los campos sería costoso o imposible y tendría un efecto negativo en las cada vez más importantes cuestiones

medioambientales y ecológicas. Se ralentizaría el ritmo de juego y los costes de jugar se incrementarían.

El R&A y la USGA considerarán todos estos factores que influyen en la distancia de una forma regular. Si se diese una situación de incrementos racionalizables de la distancia, el R&A y la USGA considerarían inmediatamente necesario buscar la forma de proteger el juego.

Al determinar cualquier modificación futura de las Reglas, o de los procedimientos asociados que puedan considerarse necesarios cada cierto tiempo, el R&A y la USGA continuarán con sus respectivas políticas de consulta con las partes interesadas, incluyendo el uso de procedimientos de avisos y comentarios, y tomarán en consideración los puntos de vista expresados. La consecución y mantenimiento de una uniformidad global en las reglas sobre equipo mediante una estrecha coordinación entre el R&A y la USGA es una clara prioridad.

El R&A y la USGA muestran su preocupación porque, en un número cada vez mayor de ocasiones, se desarrollan y comercializan nuevos productos que son potencialmente contrarios a los principios expresados en esta declaración. El lanzamiento de estos productos, sin previa consulta con las autoridades competentes, puede llevar a dificultades considerables en la formulación de las reglas sobre equipo adecuadas y a conflictos no deseados entre fabricantes y legisladores. El R&A y la USGA pretenden sacar adelante propuestas diseñadas para mejorar los procedimientos para la aprobación de nuevos productos.

El R&A y la USGA creen que los principios manifestados en este documento servirán, al aplicarlos cuidadosamente, a los mejores intereses del juego de golf.